sábado, 12 de septiembre de 2009

Ilustraciones inspiradas en microrrelatos de Max Ernst


EL FUGITIVO

Antes ahogarse que firmar, ha dicho. Todos le han abandonado su comodidad, su pasado, su felicidad,
la esperanza. La cuerda que lleva consigo no depende de los remolques habituales. Su pecho le servirá de almohada, la extrema suavidad de
su abandono le despertará. La serenidad que amasa se despoja
de mil briznas de muselina quemada
y de las hojas flotantes de una planta voraz. Los saludos de los navíos
hacen brotar los adornos naturales
para combinaciones futuras.
Siempre puntos de vista y el mínimo

de medios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario